La pregunta que conservará tu motivación fotográfica para siempre

La motivación fotográfica no es algo regular. Va y viene. Siempre. Es como la vida misma, hay días en los que sientes que te comes el mundo, otros en cambio estás por los suelos.

 

Ordesa

 

Y de esto, no nos libramos nadie. Ya lo conté en el post sobre cómo superar la depresión fotográfica.

 

Estos últimos meses he salido a hacer fotos en menos ocasiones que de costumbre. He estado tan centrada en preparar el curso Domina tu réflex que apenas he tiempo para escaparme de estas cuatro paredes y captar esas luces anaranjadas que siempre hacen tanta ilusión atrapar.

 

Lo peor de todo es que cuando dejas de hacer algo por cualquier motivo, cuanto más tiempo lo dejas pasar, después, es más difícil retomarlo.

 

Ordesa

 

El gimnasio es un ejemplo. Es suficiente que no vayas en dos semanas que en la tercera te va a costar muchisimo más. Y lo peor de todo, cabe la posibilidad de que tires la toalla porque ya no te apetece tanto como el primer día, y no vuelves más.

 

Con la fotografía ocurre lo mismo.

 

Hay pocas cosas que me entristecen tanto como ver a alguien que deja su sueño por la falta de motivación.

 

Así que, cuando te encuentres en uno de esos días, recuerda lo que estoy a punto de decirte. Si tienes claro que te gusta hacer fotos, siempre deberías darte una nueva oportunidad y volver a empezar, aunque tu motivación fotográfica esté bajo mínimos.

 

Ordesa

 

¿Cómo se hace esto? ¿De dónde se sacan las fuerzas para retomar la fotografía?

 

Haciéndote la pregunta mágica:

 

“¿Por qué un día decidí empezar a hacer fotos?”

 

Piensa en ello. Todos tenemos un por qué. Una razón, una idea, una situación y sobre todo, un sentimiento que nos empujó un día a empezar a hacer fotos.

 

Ordesa

 

Para asegurarme de que esto es cierto, la semana pasada envié por email esta pregunta a mi Familia Fotoviajera. Ha sido emocionante recibir decenas de historias respondiendo esta pregunta. Todas son completamente distintas, pero con algo en común: la pasión por la fotografía.

 

  • Uno me decía que empezó a hacer fotos a raíz de un viaje a Groelandia, y a la vuelta se sintió decepcionado consigo mismo por no saber plasmar esa espectacularidad en las fotos que hizo con una cámara compacta.

 

  • Hay también quienes empezaron con la pintura, hasta que un día decidieron sustituir los pinceles por una cámara de fotos para pintar con la luz.

 

  • Una historia que me gustó mucho leer también, fue la de un chico que con 6 años le acompañaba a su abuelo a fotografiar paisajes. Aquel niño creció y a día de hoy, con casi 60 años, sigue haciendo fotos tal y como su abuelo le enseño.

 

  • A otros simplemente, un día les entró el gusanillo de trastear con la cámara y siguieron hasta hoy, que son incapaces de despegarse de ella.

 

Mi historia personal con la fotografía la he contado infinidad de veces, seguro que ya sabes que empecé a hacer fotos a raíz de ver a mi padre con una réflex cuando nos íbamos de vacaciones.

 

Pero hay un lugar en concreto que me hizo sentir tanto, que fue entonces cuando supe que debía tomar el camino de la fotografía. Ocurrió hace más de 11 años, en Ordesa.

 

Ordesa

 

Aquellos paisajes me cautivaron tanto que dije “quiero pasarme toda la vida haciendo fotos en lugares tan alucinantes como este”. Lo vi tan claro, que un año después empecé a estudiar Imagen. Y así se desencadenó todo. Hasta hoy.

 

Después de estos últimos meses casi sin hacer fotos, necesitaba volver a Ordesa. Necesitaba volver a sentir aquello que me empujó a ser fotógrafa y responder a la pregunta “¿Por qué empecé a hacer fotos?”.

 

Y enseguida lo volví a ver:

 

Todos tenemos momentos en la vida que queremos guardar para siempre, y gracias a la fotografía, somos capaces de convertir un instante efímero en un recuerdo eterno.

 

La fotografía me ayuda a mostrar mi modo de ver el mundo e influir a otras personas transmitiendo los mismos sentimientos, sensaciones y emociones que tuve a la hora de hacer clic.

 

Ordesa

 

Por esta razón, quiero seguir haciendo fotos toda la vida. Quiero seguir descubriendo lugares tan espectaculares como Ordesa y ser capaz de guardar una dosis de emoción en una sola foto.

 

Dos días en el Pirineo fueron suficientes para que mi motivación fotográfica vuelva a despertar y sentirme tan ilusionada como el primer día que cayó la cámara en mis manos. Las fotos que estás viendo en este post, las hice allí, hace una semana.

 

Ordesa

 

Así que, te recomiendo que hagas lo mismo. No hay nada mejor como volver a lugares que te hacen sentir bien, y disfrutar de ellas siempre y cuando lo necesites.

 

Por cierto, me ha gustado mucho leer estas historias y me apetece mucho seguir con esto, así que, cuéntame cómo la fotografía cambió tu vida:

 

¿Tú por qué empezaste a hacer fotos? ¿Cuál fue la razón o qué fue lo que te empujó? ¿Qué fue lo que sentiste?

14 Comentarios
  1. Valentina 2 años

    Hola Ainara! Que bonito post!!! Me ha tocado la fibra, porque estoy en este momento de “depresión fotográfica”. Tengo que seguir tus consejos y salir a la calle con el único propósito de hacer fotos. Hasta estoy apuntada a algunos meetups y solo me animé a ir una vez! 🙁
    Pero volviendo a tu pregunta… yo empecé a hacer fotos cuando con 10 años recibí una compacta de carrete para mi comunión. Fue un regalo tan inesperado y tan bonito que recuerdo todavía la emoción que probé. He hecho fotos a todo, con el único objetivo de grabar mis recuerdos! Y a día de hoy soy la única entre mis amigas en tener tantas fotos de nuestra adolescencia! Luego empecé a tomármelo en serio con 19 años más o menos, cuando un amigo vio por casualidad una foto que hice en un viaje con mi familia. Era una foto de un paisaje, hecha con una compacta pero con muy buena composición. Yo no tenía ni idea de reglas de los tercios ni nada, se ve que es algo muy intuitivo para mi… pero fue este amigo en empujarme a aprender, a publicar mis fotos en Internet para recibir críticas de los expertos. Y así todo empezó, y cuando mi padre me regaló una reflex digital para mi graduación, empecé de verdad a tomarmelo en serio y a aprender. Y todavía sigo, emocionandome y disfrutando un montón! Un abrazo!

    • Autor
      Ainara Garcia 2 años

      Hola Valentina,

      Es justamente en lo que me acabas de contar en lo que tienes que pensar siempre que estés en “esos días raros”. No es fácil, pero piensa en lo bien que te hace sentir salir a hacer fotos. Solo por eso merece la pena volver a levantarse.

      Por cierto ¿qué tal va ese cambio de tu blog?

      Un beso.

  2. javier 2 años

    bonito post ainara!!!! me a llamado mucho la atencion por que hace poco que se de ordesa y ya tengo escursion programada!!! espero me guste tanto como a ti. un abrazo!!

    • Autor
      Ainara Garcia 2 años

      Javier, te va a encantar, así que prepara la cámara y ve con las baterías bien cargadas. ¿Cuándo vas?

  3. Noa 2 años

    ¡Hola Ainara! Me han encantado las historias.
    Yo, se podría decir que empecé igual que tú.
    Sieeempre le quitaba a mi madre su cámara y me ponía a trastear con ella en los viajes que hacíamos.
    Cuando tuve a mis gatos con 10 años, terminaron comprándome una camara reflex para empezar, que compartía con mi hermana mayor, porque no dejábamos de coger la de mi madre para hacerles fotos.
    Después de 6, casi 7 años le he terminado de pillar el gusto a la fotografía y ahora es algo que me apasiona
    apasiona.
    Y algo que me motiva también a continuar y a no tirar la toalla, es ver el enorme cambio que han hecho mis fotos desde que me dieron la cámara hasta ahora, es impresionante…
    Un saludo!

    • Autor
      Ainara Garcia 2 años

      Hola Noa,

      Qué alegría ver que tenemos tantas cosas en común 🙂 Estoy totalmente de acuerdo con la última frase que has dicho. Yo también, todos los años hago un balance de las fotos que he hecho, las comparo con las de años anteriores y es una sensación buenisima ver cómo poco a poco va mejorando todo. Es necesario hacerlo para ser consciente de los avances.

      Un abrazo.

  4. Fani 2 años

    Hola Ainara!
    Me he quedado a cuadros conforme he visto el nombre de Ordesa, nunca había leído tu historia. Y es que aunque suene como una gran casualidad yo también empecé mis andaduras en la fotografía en este parque, gastando todo el carrete de la cámara compacta que me regalaron en mi comunión. No sabía nada, pero me encantaba mirar por el visor.
    Me llevé una pequeña bronca por gastar el único carrete que llevábamos haciendo fotos a la Cola de Caballo.
    Lo había olvidado, gracias por recordármelo!
    Un abrazo!

    • Autor
      Ainara Garcia 2 años

      Jajaja Fani, esque los carretes eran muy caros. Pero no me extraña que te lo gastaras enterito. Parecerá casualidad tal y como tú misma dices, pero más de uno me ha escrito también diciendo que fue en Ordesa donde empezó a darle caña a la fotografía.

      Ese lugar tiene algo especial, que tan solo se puede explicar haciendo fotos 🙂

  5. SantiMB 2 años

    Muy buena reflexión!! Todos pasamos por altibajos, y podemos perder el interés por las cosas sin darnos cuenta. Tus palabras ayudarán a quien se pierda a retornar al camino.

    Un saludo y Feliz Año!

    • Autor
      Ainara Garcia 2 años

      Muchas gracias Santi, espero que así sea. Feliz año nuevo para ti también.

  6. Ana Isabel 2 años

    Holaa Ainara,
    pues yo diría que a mi me empujó la magia. La magia y los sentimientos que notaba al ver las fotografías tan increíbles que observaba. Y cada vez que las veía me decía a mí misma “yo también quiero hacer fotos así. Quiero que desprendan magia”
    No llevo demasiado en este mundo de la fotografía, aunque pienso que es apasionante, pero llevaba unos días sin motivación,además soy bastante tímida y para algunas cosas me frena, y te doy las gracias por esta entrada porque creo que es ese empujoncillo interior que necesitaba. ^^

    Un saludo!

  7. Isa 2 años

    Hola!
    ¡Qué bonitas fotos he visto!
    Te he descubierto aquí en wordpress pero fui a facebook y abrí este enlace que me trajo hasta aquí y ya ¡suscrita!
    Hay mucha razón en este post, hay veces que estás con la cámara y no encuentras ese encuadre o el momento para disparar y hay ocasiones que no paras. Estoy de acuerdo que hay que tratar de obligarse a uno mismo a seguir apasionándote.
    Yo empecé con la fotografía a raíz de hacer un curso de Edición de Video, igual no tiene mucho que ver a priori pero en este curso me inicié en el mundo digital del photoshop y aprendí planos, fotogramas, balance de blancos, etc y ahí comencé un poco a estar más interesada. Después de trabajar una temporada en el hotel decidí comprarme mi primera réflex e hice mi primer viaje sola a Lisboa (4 días) y ya sentí que esto iba para largo. Me sentí genial recorriendo las calles y trasteando la cámara, aprendiendo a usarla. Ahora, que sé un poco más, ¡quiero volver! Me has pillao con ganas de hablar y contarte 😉 Un saludo!

  8. Jordi 4 semanas

    La verdad no recuerdo como empecé en la fotografia… Me compré una cámara reflex por el mal pulso que tenía, pensando que como tenía estabilizador de imagen me ayudaría, pero no la usé mucho…, supongo que no era el momento.
    Si que recuerdo que con el móvil hacía fotos de todo, pero sobre todo fotos “raras” según mi mujer. Hasta que un dia alguien me habló de las reglas de composición, y dije: eso que és? Y me puse a buscar información…
    No hace mucho que he aprendido a utilizar la reflex más o menos bien (gracias a ti y a otros fotógrafos que enseñáis vuestros conocimientos en youtube ), un año quizás, pero a raíz de lo aprendido, no puedo parar de hacer fotos, sea como sea, con la reflex, con una compacta, con el móvil…, y a medida que vas aprendiendo nuevas técnicas o nuevos estilos, te engancha más y más… Y cuando ves que vas mejorando, buff,
    Para mi, a día de hoy, es mi droga, mi forma de desconectar… Cuando estoy con la cámara disparando a lo que me gusta, se para el tiempo.

Contesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

El mundo a través de un visor ©2017 · Diseño y desarrollo GlopDesign  ·  Política de privacidad  ·  Aviso legal

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies

Inicia Sesión con tu Usuario y Contraseña

¿Olvidó sus datos?