¿Puede llover en el desierto?

Sí. Puede llover en el desierto también, sí. No es lo habitual, pero las posibilidades aumentan cuando va alguien que lleva el nubarrón a cuestas allá donde va, como es mi caso. Es algo que me ocurre desde pequeña, sitio que voy, sitio que llueve. Es como si existiera alguna fuerza invisible que me lleva el mal tiempo que tenemos todo el año en el País Chubasco, para sentirme como en casa. Porque sí, con mal tiempo me siento como en casa. ¡Qué le vamos a hacer! Tener los preciosos paisajes verdes de Euskal Herria tiene su precio.

 

De todas formas, lo que nunca me hubiera imaginado es que cuando hice mi viaje a Marruecos terminaríamos aplazando nuestra excursión al desierto porque ese día nos empezó a llover. Que sí, ¡que puede llover en el desierto! ¡Y tengo fotos que lo demuestran!

 

Puede llover en el desierto

 

Estábamos en Amezrou, después de recorrer el sur de Marruecos por Ait Benhaddou, las gargantas del Dades, etc… hasta que finalmente nos adentramos en el valle del Draa. Nos instalamos en un hotel de las afueras de Zagora, con intención de ir a pasar la noche en el desierto Erg Chegaga al día siguiente.

 

Llevábamos casi una semana en Marruecos y el tiempo se había portado bien. No hacía un calor excesivo (ventajas de viajar a principios de Marzo) y veíamos el sol a diario. La cosa cambió cuando nos despertamos al día siguiente. El cielo estaba cubierto, y nos avisaron que es posible que nos lloviera.

 

Qué hacer cuando ves que te puede llover en el desierto

 

Nos la podíamos jugar, y confiar en que es muy difícil que llueva en el desierto, pero hace tiempo me dijo alguien que las nubes hay que interpretarlas por lo que parecen, y aquellas parecían que iban a soltar una buena ducha. Cosa que horas más tarde, pudimos comprobar que era cierto.

 

Aplazamos ir a dormir al desierto de Erg Chegaga un día después, pero aún así decidimos coger el coche y perdernos por la zona. Camino a M’Hamid, vimos los primeros montones de arena. Empieza el desierto, y a la vez, también la lluvia.

 

No hay mucho plan B cuando te llueve en un lugar donde no hay casi nada, pero por suerte había un restaurante muy coqueto en la zona donde decidimos comer un riquísimo cuscús, cosa que fue un acierto.

 

Puede llover en el desierto

 

Este día no hicimos muchas fotos exteriores, pero cuando la meteorología no está de tu parte, lo mejor es aprovechar para hacer fotos de interiores y así tener unas fotos diferentes y alternativas.

 

Aunque puede llover en el desierto en muy contadas ocasiones, seguro que no soy la única que ha tenido alguna anécdota así. Cuéntame, ¿cuál ha sido el lugar más extraño donde te ha llovido?

 

¿Quieres aprender a hacer fotos como las de EL MUNDO A TRAVÉS DE UN VISOR? Echa un vistazo a la sección de cursos de fotografía y te ayudaré a sacarle el máximo partido a tu cámara de fotos.
 OFERTA para los lectores de EL MUNDO A TRAVÉS DE UN VISOR: Recuerda la importancia de viajar con seguro de viaje. Por ser lector de este blog tienes un 5% de descuento en tu Seguro de Viajes IATI. ¡Buen viaje y a disfrutar de Marruecos!

 

0 Comentarios

Contesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

El mundo a través de un visor ©2018 · Diseño y desarrollo GlopDesign  ·  Política de privacidad  ·  Aviso legal

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies

Inicia Sesión con tu Usuario y Contraseña

¿Olvidó sus datos?