Berlín, más que para verla, es para vivirla

“Aún estamos en las afueras” le digo a Cris mientras nos trasladamos en bus desde el aeropuerto Tegel hasta la ciudad de Berlín. “Me parece que no, el centro de la ciudad es así” me contesta.

 

Efectivamente, pocos minutos después llegamos a la estación de Hauptbahnhof, en pleno centro y a tres paradas en tren de la conocida Alexanderplatz. De primeras siento una sensación extraña, algo que nunca he sentido en ninguna ciudad europea. De hecho, ¿esto es Europa? ¿Alemania? Y lo más importante, ¿la capital de Alemania? Después de haber viajado en un par de ocasiones a Munich, quién hubiera dicho que la capital sea Berlín. No sé lo que me esperaba encontrar, pero está claro que 25 años no han sido suficientes para que se cicatricen las heridas que han hecho mella en esta ciudad troceada.

 

Berlin

Experiencia personal viajando 3 días en Berlín

 

Edificios rectangulares sin ningún tipo de complicación aparente en su arquitectura contrastan con otros más modernos. De todas formas, parece que todo se ha construido deprisa y corriendo. Casas donde meter a gente a vivir sin más, y las edificaciones más nuevas para camuflar en cierto modo una ciudad devastada. No lo sé, tal vez solo sean sensaciones mías, pero teniendo en cuenta que es una ciudad sin casco histórico, no puedo evitar pensar que Berlín aún sigue siendo una ciudad “en proceso de…”.

 

Berlin

 

Cogemos el tren hasta llegar a la estación de Warschauer. Nada más bajar del tren, vemos unos cuantos puestos de Kebabs, a muy buen precio por cierto. Es mediodía, así que después de dejar la maleta en el hostal, tal vez caiga uno.

 

Ebook gratis 9 trucos eficaces para hacer fotos bonitas desde hoy

 

¿Dónde dormir en Berlín?

 

Caminamos unos 3 minutos hasta llegar al que va a ser nuestro campamento base los próximos 3 días: Sunflower Hostel. De primeras ya es un lugar, cómo decirlo… diferente. Vaya, como todo en esta ciudad. Pero diferente en el buen sentido, ya que no sé si será por su peculiar decoración o su agradable música de fondo, desprende un buen rollo que enseguida te acomodas a él.

 

Berlín

 

Cada pasillo está decorado siguiendo una temática. El nuestro es el de Barrio Sésamo. Súper original. Las habitaciones también son amplias, además el nuestro tiene balcón. De lujo. Y bueno, como pude comprobar esa noche, la cama es muy cómoda también.

 

Berlín

¿Dónde comer en Berlín?

 

Dejamos el equipaje en la habitación, cogemos la cámara de fotos y salimos a la calle. El estómago nos empieza a dar los primeros avisos de que es hora de comer algo, así que, terminamos pidiendo un Kebab y una cerveza en el puesto de la estación Warschauer, justo el primero que queda a la derecha al salir de la estación (o el último a la izquierda al acceder a ella). Menudo acierto. No solo por lo bueno que está, ya que un Kebab generoso junto a una botella de cerveza de medio litro (en estas cantidades te las sacan, así que no te pegues el susto que nos pegamos nosotras) nos costó 5€. Genial.

 

Cruzamos el puente y nos sentamos en las escaleras que hay junto a la parada de metro, donde hay unos músicos poniendo ambiente en esta calle transitada por gente de todos los gustos y colores. Seguramente sea por la zona que nos encontramos, pero si hay algo que caracteriza a la gente en Warschauer es su personalidad por encima de todo, como punkis con crestas de pelo tan largo como el mío de color fluorescente, por poner un ejemplo. Lo más curioso es que lo que a nosotras nos llama la atención, aquí pasa completamente desapercibido.

 

Berlin

 

Otra cosa llamativa es la cantidad de gente que va por la calle bebiendo cerveza. Sí, las de medio litro. Y no es que de vez en cuando te cruces a alguno bebiendo, es que miremos donde miremos hay alguien con una cerveza en la mano. Que conste que con esto no estoy diciendo que los berlineses sean unos alcohólicos, pero llama la atención.

 

star segurosViajero, recuerda la importancia de viajar con seguro de viaje. Para tu tranquilidad, te recomiendo Iati Seguros, con el que tienes un 5% de descuento por ser lector de EL MUNDO A TRAVÉS DE UN VISOR.

 

¿Qué ver en Berlín?

 

Caminamos hacia el oeste. Así es como nos guían los berlineses cuando les preguntamos cómo llegar a algún sitio, en vez de izquierda-derecha, utilizan el este-oeste. Y por fin, llegamos al muro de Berlín.

 

Berlin

 

No sé si habrás leído el libro “Dime quién soy” de Julia Navarro (en Amazon está a menos de 10€ y el envío gratis) pero desde que lo terminé tenía especiales ganas de poner cara a este símbolo de Berlín, cargado de historias dramáticas que aún siguen presentes de alguna forma. Nada tiene que ver la estética del muro de hoy en día con el de hace tres décadas, sin embargo, los artistas que se encargaron de “re-decorarla” no la pintaron de cualquier forma. El muro alberga multitud de símbolos y dibujos como si de una lección de historia se tratara. Algunos se entienden fácilmente, otros te los tienes que imaginar. Incluso hay alguno que dices ¿y esto? Pero bueno, algún significado tendrá.

 

Berlin

Berlin

Berlin

Berlin

Berlin

Berlin

Berlin

 

Mientras contemplamos unos cientos de metros del muro, nos viene un señor para recogernos la botella de cerveza de medio litro que nos hemos terminado ya (como ves nos integramos perfectamente a las costumbres, jeje). Por lo visto, por cada botella devuelta te dan algunas monedas, así que hay quienes se dedican a recogerlas para ganar algo de dinero.

 

Cruzamos Oberbaumbrücke camino al barrio Kreuzberg, con intención de coger algún café para llevar, y después ir a buscar un parque de atracciones abandonado del que nos habían recomendado fotografiar. Preguntamos en varios bares y en ninguno tenían “take away”. Una camarera nos recomienda ir al café New Deli Yoga porque según ella ahí es donde dan el mejor café de Berlín. Y encima take away. Guay, vamos para allá. Cruzamos la acera y está ahí. Cerrado. En fin, tendremos que venir otro día.

 

Berlin

 

Finalmente terminamos en el Restaurante Maki, en frente de las vías del metro, que es el único que encontramos donde ponen café para llevar. Lo mejor de todo es que después de dar 5.000 vueltas terminamos tomándonos el café para llevar en la misma terraza, para descansar los pies. Así somos.

 

Berlin

 

Recorremos las orillas del río Spree hacia el Treptower Park. Uno de los muchos parques verdes de Berlín, donde grupos de amigos, parejas y familias aprovechan las tardes soleadas para hacer picnic, pasear en bicicleta o estar tirados en la hierba.

 

Berlin

 

Seguimos en busca del famoso parque de atracciones abandonado. Pues bien, lo encontramos. Se encuentra más o menos a 1km de distancia del Treptower Park, siguiendo el Spree. Quizás mis expectativas eran demasiado altas, y el lugar me ha decepcionado un poco. Sin embargo, volviendo a las orillas del Spree nos damos de bruces con un espectacular atardecer que esto sí ha merecido la pena presenciar.

 

Berlin

Berlin

 

¿Quieres aprender a hacer fotos como las de EL MUNDO A TRAVÉS DE UN VISOR? Echa un vistazo a la sección de cursos de fotografía y te ayudaré a sacarle el máximo partido a tu cámara de fotos.

 

¿Dónde salir de fiesta en Berlín?

 

A pesar de que ya llevamos unos cuantos kilómetros caminando, aún nos sobran fuerzas y nos animamos a recorrer los 6 km que nos separan de Clash, el bar donde trabaja Iban, un viejo amigo de mi pueblo que desde hace 4 años vive en Berlín y prometí visitar.

 

Pero las horas pasan como minutos, son las 22:00 y de camino decidimos parar en un tailandés llamado New Friends y comprar cena take away para ir comiendo en el trayecto. Pues igual que el café, terminamos cenando la cena para llevar, en la misma terraza del restaurante para descansar los pies de nuevo. No tenemos remedio. Como apunte, no me convence mucho la cena. Llegamos a la conclusión de que la salsa “sabe a colonia”.

 

Al fin, llegamos al Clash. Hacía tiempo que no entraba a un bar donde de primeras me quedo con la boca abierta. Desde el principio me parece tan auténtico que decido no irme de allí sin hacer una foto. Es un bar heavy de los auténticos, bastante grande y con un ambientazo repleto de gente. Curiosamente por sus altavoces suena Su ta Gar, un conocido grupo vasco que en cuestión de segundos hace que me sienta como en casa. También veo de pronto una ikurriña en la pared, y después, mi amigo Iban. Lo que viene después, te lo puedes imaginar. Solo te puedo decir que eso de “nos tomamos una caña y nos vamos porque estamos agotadas” es una de las mentiras más grandes de la historia. Sobre todo cuando esa caña es una jarra de esas que tardo como 1 hora en terminar. Esto es Alemania, qué le vamos a hacer. Pero esta es la parte guay de los viajes no planificados, que te puedes dejar llevar todo lo que quieras porque no tienes horarios que cumplir y es así como surgen las mejores experiencias.

 

Berlin

Berlin

 

Nos levantamos sin nada planificado, de modo que otra vez, nos dejamos llevar. Casualmente, nos enteramos que a la tarde se juega la final de la Copa Alemana entre el Bayern de Munich y el Borussia Dortmund en el Olympic Stadium de Berlín. Aunque no va a ser posible entrar a ver el partido, pensamos que puede ser interesante acercarnos al estadio y ver qué pasa. Tal vez ponen alguna pantalla, quizás conseguimos entrar. ¿Quién sabe? Hay que probar.

 

[youtube width=”700″ height=”450″]http://youtu.be/pmqTv-x-nTk[/youtube]

 

Nuestro gozo en un pozo. Ni pantalla grande, ni nada. La gente entra y fuera solo quedan los gritos y canciones que salen desde el estadio. Así que decidimos volver a coger el tren y acercarnos hasta la puerta de Brandenburgo, que es uno de los pocos sitios fijos que tengo en mente retratar en la hora azul, en el que aprovecho para hacer uno de mis mini-timelapses.

 

[youtube width=”700″ height=”450″]http://youtu.be/gcu3PBgU8eY[/youtube]

 

Volvemos al hostal y de camino cogemos otro Kebab en el puesto de ayer, en la estación de Warschauer. Más que nada, porque todo esto está lleno restaurantes y puestos turcos, de kebabs y falafels. De modo que como nos cayó bien el de ayer, y como el kebab estaba buenísimo, repetimos.

 

Empezamos el tercer día subiendo a la cúpula del Reichstag. Una pena que justo nos llueva, ya que desde aquí arriba hay unas vistas a la ciudad espectaculares. No nos vamos a quejar, que daban lluvia para todo el fin de semana y el tiempo dentro de lo que cabe no se está portando tan mal.

 

Berlin

 

Transcurrimos la mañana bajo la lluvia, así que esta vez nos olvidamos de los take away y decidimos buscar un restaurante donde comer barato y bien, pero sobre todo sentadas.

 

Optamos por buscar alguno en el barrio Kreuzberg, que se ha convertido en nuestro barrio favorito de Berlín por el ambiente que tiene y la variada oferta de restaurantes que te puedes encontrar. Terminamos en un restaurante vietnamita que se llama Buddha’s Kitchen. Nunca he comido en ningún vietnamita, pero volvimos a acertar de lleno. En menos de 8€ en total comimos las dos, un gran bol de arroz con un plato lleno de ¿shusi vietnamita? Algo así.

 

Berlín

 

Ya que estamos cerca de aquel local que nos recomendaron el primer día que daban el mejor café de Berlín y no pudimos porque estaba cerrado, decidimos volver a intentarlo de nuevo y tomar el café allí. Esta vez hemos tenido mejor suerte y está abierto.

 

El New Deli Yoga nada más entrar me enamora. El sitio está realmente bien. El local está decorado muy minimalista y de fondo tiene música chill out creando un ambiente de lo más acogedor. Pedimos el café, y también cogemos una especie de galleta de jengibre para probar.

 

Nos sentamos en la mesa para comprobar si es cierto eso de que aquí dan el mejor café de Berlín. Hay dos botes “de azucar”. Uno es blanco y el otro moreno. Me decido por el blanco. ERROR. No sé de quién ha sido la idea, pero enseguida compruebo que el blanco no es azucar, ¡sino sal! Y así es como estropeo “el mejor café de Berlín”. Eso sí, la galleta de jengibre está tremendamente buena. La próxima pienso traerme una la caja, y me arrepiento de no haberlo hecho en esta ocasión.

 

Berlin

 

Las caminatas que nos hemos pegado por todo Berlín durante estos tres días empiezan a pasar factura, y estamos agotadas. De modo que, aprovechamos para estar tranquilas a la tarde en el hostal, descargando fotos, preparando posts y contestando algunos emails.

 

A la noche damos por finalizado nuestro viaje dando un paseo por Kreuzberg y cenando en un puesto callejero turco (sí, otro turco), donde dan un pollo asado exquisito. Y barato.

 

A estas alturas, llego a la conclusión de que aunque me he quedado bastante satisfecha con las fotos de Berlín y a pesar de que a primera vista tenga una apariencia tristona y de “afueras de ciudad”, Berlín tiene algo que engancha y poco a poco te va atrapando en sus redes. Esta ciudad me ha aportado más en experiencias, historias y vivencias que otra cosa.

 

Por eso creo que Berlín, más que para verla, es para vivirla.

 

Ebook gratis 9 trucos eficaces para hacer fotos bonitas desde hoy

DESCUBRE LOS SECRETOS QUE TU CÁMARA ESCONDE Y CAPTURA FOTOS QUE EMOCIONAN

Únete a la Familia Fotoviajera y recibe nuevas dosis de inspiración y motivación fotográfica para despertar tu creatividad


He leído y acepto la Política de privacidad
4 Comentarios
  1. “Que conste que con esto no estoy diciendo que los berlineses sean unos alcohólicos” ja, ja, ja. Me ha encantado el relato del viaje a Berlín. Casi ha sido como volver otra vez allí. Yo no lo hubiera contado mejor 🙂

    • Ainara Garcia 4 años

      ¡Gracias guapa! Y eso que me he dejado cosas… Es que Berlín da para muchos posts! 😛

  2. machbel 4 años

    Voy a tener que darle otra oportunidad a Berlín, ya que cuando estuve era noviembre y hacía un frío que pela, a partir de las 4 de la tarde no se podía estar en casa. En primavera parece que florece jeje

    • Ainara Garcia 4 años

      Nosotras también hemos tenido un tiempo bastante revuelto, pero con buen tiempo promete. ¡Te animo a que le des otra oportunidad! Es una ciudad que si te dejas llevar, engancha 🙂

Contesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

  Acepto la Política de privacidad

*

El mundo a través de un visor ©2018 · Diseño y desarrollo GlopDesign  ·  Política de privacidad  ·  Aviso legal

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies

Inicia Sesión con tu Usuario y Contraseña

¿Olvidó sus datos?