Torrent de Pareis, la cala más bonita de Mallorca

Era nuestro último día en la isla antes de volver a casa. Siempre, cuando empiezo a ser consciente que las vacaciones están a punto de acabar, empiezo a echar de menos el sitio donde estoy antes de irme. Aquel día, se multiplicó por diez ese sentimiento cuando descubrimos la cala Torrent de Pareis, en Sa Calobra.

 

Torrent de Pareis

 

 La temida carretera con curvas para llegar a Torrent de Pareis

 

Cuando llegamos a Mallorca, el recepcionista del hotel nos recomendó ir allí, pero que nos mentalizáramos que la carretera era lo más similar a un Scalextric. “De todas formas, siendo vascos estaréis acostumbrados a este tipo de carreteras” concluyó. Tal y como iba pasando la semana, empezó a escribirme gente a través de Facebook diciéndome que teníamos que ir a Sa Calobra, que alucinaríamos. Eso sí, que nos preparáramos para no dejarnos la cabeza olvidada en cualquier curva, y que de mareos, mejor ni hablar.

 

No sé si será porque en mi trabajo paso mucho tiempo conduciendo en carreteras o simplemente es porque me gusta curiosear todo. Pero una carretera, cuanto más rara sea, más llama mi atención. Recuerda sino qué bien me lo pasé fotografiando la carretera tortuosa de las Gargantas del Dades en Marruecos.

 

Solo teníamos un día, era nuestra última oportunidad de comprobar si era verdad que después de una interminable carretera serpenteada conoceríamos la playa más paradisíaca de Mallorca. Sin pensarlo más veces, cogimos el coche y carretera y manta.

 

De camino, fuimos pensando en lo difícil que sería volver a sorprendernos después de conocer Valldemossa, pero nuestra curiosidad nos empujó a averiguarlo.

 

Torrent de Pareis

 

Sinceramente, tanto que nos habían hablado de esa carretera infernal, al final no me pareció para tanto. Tal vez sea porque iba emocionadísima haciendo fotos e iba buscando las curvas más pronunciadas. O quizás, el recepcionista del hotel tuvo algo de razón sobre que los vascos ya estamos curados de espanto. Aunque la carretera era bonita, fotográficamente hablando no me quedé 100% contenta. De todas formas, no sabía que lo que me esperaba después, iba a hacer olvidarme de ella.

 

Un par de kilómetros antes de llegar a Sa Calobra, vimos a coches que paraban en un pequeño mirador. Desde aquí, ya podíamos ver el mar, ya quedaba poco.

 

Torrent de Pareis

 

Seguimos bajando y bajando, hasta llegar a un parking. Dejamos el coche, y siguiendo las instrucciones de un amable señor, seguimos caminando hacia abajo hasta llegar al mar.

 

Llegamos a la “zona turística”. Eran las 10:30 de la mañana y aún había algunas tiendas de souvenirs que no habían abierto, algunos restaurantes estaban de limpieza, otros estaban sacando las mesas a la terraza… Aún no había turistas, así que, me parece que llegamos a la mejor hora para disfrutar de una mañana de domingo de lo más tranquila.

 

Llegar a Torrent de Pareis y descubrir el paraíso

 

Caminamos más, y pronto nos dimos cuenta que el color del agua empezaba a ser otro. Este era de color turquesa, y cada paso que dábamos, era más intenso. Apareció un velero blanco, y la imagen empezó a convertirse de lo más idílica. “Parece un paisaje de anuncio” dijimos a la vez.

 

Torrent de Pareis

 

Para acceder a la playa, había que atravesar un túnel, el cual lo hacía aún más misterioso.

 

Torrent de Pareis

 

De pronto, en medio de la penumbra, había un hueco donde entraba la luz. Y ahí fue donde descubrimos que en efecto, la gente no se equivocaba. El marco de Torrent de Pareis era incomparable, como sacado de un cuento.

 

Torrent de Pareis

 

Como nuestra intención era dar un breve paseo mañanero y volver lo antes posible al hotel para preparar la maleta, no llevamos ni bañador ni toalla. Error. Y de los gordos. Aquellas aguas turquesas cristalinas eran irresistibles esa mañana, donde tan solo nos encontrábamos Aritz y yo, y otra pareja de argentinos que conoceríamos después.

 

Torrent de Pareis

 

Ese momento de calma y serenidad nos envolvió de tal manera que sin importarnos la hora y media de camino que teníamos después para volver al hotel, que nos pegamos un chapuzón con ropa y todo. Gracias a Paula (la argentina que conocí en ese instante), me dejó su toalla para secarme un poco, porque si no, el constipado que me pillaría después iba a ser de los buenos.

 

No estuvimos mucho más, ya que a las 11:00 en punto (tal cual), llegó una marea de turistas que eclipsó aquel silencio y tranquilidad que tanto nos cautivó.

 

¿Has estado en Sa Calobra alguna vez? ¿Cuál fue tu experiencia? ¿Cuál es en tu opinión la mejor playa de Mallorca?

 

DESCUBRE LOS SECRETOS QUE TU CÁMARA ESCONDE Y CAPTURA FOTOS QUE EMOCIONAN

Únete a la Familia Fotoviajera y recibe nuevas dosis de inspiración y motivación fotográfica para despertar tu creatividad


He leído y acepto la Política de privacidad
6 Comentarios
  1. La verdad es que tiene pinta de lugar idílico, perdido entre montañas y de difícil acceso.

    Un abrazo.

    • Ainara Garcia 6 años

      ¡Hola JR! La verdad es que el acceso no es muy complicado (aparte de las curvas que a la gente le echa para atrás), porque la carretera llega prácticamente hasta allí. Te lo recomiendo 😉 ¡Un abrazo!

  2. oscarcastedo 6 años

    Que maravilla de sitio!!! apuntado!! 🙂

  3. Mallorca es precioso. ¡Nosotros estuvimos el año pasado y nos encantó! Sa Calobra por eso, cuando fuimos estaba masificado de gente y no había ni sitio para sentarse en la arena. Supongo que se ha vuelto bastante turística. Donde disfrutamos más fue en el viaje de ida y vuelta en barco 🙁

    La que más nos gustó a nosotros fue Cala Varques:

    http://equipatgedema.cat/mallorca-es/calas-y-playas-de-mallorca-un-paraiso-muy-cerca/

    • Ainara Garcia 6 años

      ¡Hola Equipatge de mà! Qué pena que no fuerais más tempranito a Sa Calobra, ya que como como pudisteis comprobar, se maxifica de tal forma que pierde ese “encanto paradisíaco”. Tiene que ser una experiencia muy bonita también visitar las playas de Mallorca en barco, ¡tendré que probarlo la próxima! ¡Gracias por vuestro comentario!

Contesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

  Acepto la Política de privacidad

*

El mundo a través de un visor ©2019 · Diseño y desarrollo GlopDesign  ·  Política de privacidad  ·  Aviso legal

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies

Inicia Sesión con tu Usuario y Contraseña

¿Olvidó sus datos?